martes, 24 de marzo de 2009

Malabares



Thor Lindeneg




Trepaba a árboles imaginarios
no tenía el valor de caminar
las heridas eran profundas
para sus pies descalzos

Repetía palabras de amor
como una única oración
susurraba alguna canción
que aún nadie escuchó

Y un día
se le ocurrió soñar
que todo iba a cambiar...

Y en el camino se escribió
"esto no es un adiós"

6 comentarios:

Luis I. Rodríguez B. dijo...

La transformación está dentro de sí y cada paso solidifica el edificio personal a través del pensar.

Favio dijo...

ya te extrañaba!!

la risa a veces rompe a llorar cuando estamos balanceándonos.. y en el cambio no hay necesidad de despojarse de la ropa sino sólo de secarla y plancharla si es necesario..

un abrazo!! :D

Gara dijo...

Q bobito son los sueños y el no darse por vencido, me encanto éste texto.

Besos

El chache dijo...

Me ha gustado mucho el texto y la foto.
Me encanta pasar por aqui y leer cosas tan buenas.
Un saludete

azul-violeta dijo...

Me gusto mucho!!! ..
Y aun sigue inventando, sigue soñando para no decir adios.

Adilon dijo...

Y como no, la espera por leer algo tuyo valió la pena, como siempre :) ¿vientos de cambio? rara vez son malos y me temo que yo tampoco soy de decir "adiós".

Un abrazo!